El día que Inglaterra echó a Croacia de una Eurocopa

 

Inglaterra y Croacia han sido dos selecciones que se han colado en las semifinales de la Copa del Mundo del presente mundial. En un torneo plagado de sorpresas, en donde los favoritos han dado menos de lo que se esperaba, ingleses y croatas  han sabido ofrecer un estilo de juego vistosos y firme desde la fase de grupos hasta estar a tan solo 180 minutos de alzarse con el torneo que todo profesional del fútbol desea.

No obstante, británicos y balcánicos se han medido en más de una ocasión pero nunca en un torneo Mundial. Si repasamos sus últimos enfrentamientos encontraremos algunos partidos de clasificación  para el Mundial de Sudáfrica de 2010 en la que los ingleses vencieron con mucha contundencia sus partidos, 1-4 en Zagreb y 5-1 en Wembley en una generación en los que jugadores como Modric, Rakitic o Mandzukic iban haciéndose un nombre en el mundo del fútbol mientras topaban con leyendas como  Gerrard, Lampard, Rooney, Terry o el final de carrera del ingles más mediático y carismático, David Beckham. Aquel 5-1 supuso el peor resultado internacional de Croacia junto con el partido que perdió por el mismo marcador ante la Alemania Nazi.

Estos encuentros  se celebraron en septiembre de 2008 y 2009, pero antes ambas selecciones se volvieron a ver las caras para poder estar en la Eurocopa de Austria y Suiza de 2008. Aquellos dos partidos se los llevo Croacia por 2-0 y 2-3 respectivamente.

Sin embargo, el hecho y el partido que más puede pesar en la memoria de los ardientes y los tres leones se produjo en la Eurocopa de Portugal de 2004. Ambas selecciones habían sido emparejadas en el grupo con la poderosa Francia y la modesta Suiza. En el primer partido Croacia no paso del empate a cero ante Suiza mientras que Inglaterra vio como Zidane les quitaba la victoria con dos goles en el descuento. Cuatro días después Croacia no pasó del empate a dos ante los franceses mientras que los ingleses inauguraron su casillero con un contundente 3-0  con dos goles de Rooney y otro de Gerrard.

Se llegaba a la última jornada con Francia, Inglaterra y Croacia sin una posición fija en la tabla y por tanto sin billete para los cuartos. Todo se centraba en el Estadio da Luz de Lisboa un 21 de junio. Croacia se presentó con el siguiente once: Butina; Kovac, Zivkovic, Tudor, Simunic, Simic; Kovac, Rosos, Rapaic; Sokota y Dado Prso.

Por otro lado el sueco Eriksson apostó por estos once jugadores aquel partido: James; Campbell, Terry, Neville; A.Cole; Scholes, Lampard, Gerrard, Beckham; Rooney. El encuentro comenzó de cara para Croacia cuando a los cinco minutos Kovac ponía por delante a los suyos. Sin embargo a falta de cinco minutos Scholes puso las tablas en el marcador y Rooney pondría la guinda a la remontada inglesa. Con veinte minutos por delante Rooney anotó otro gol que parecía sentenciar el choque pero Tudor contestó con el 2-3 para dar emoción al partido. Finalmente, Lampard acabaría con el sueño croata y metería a Inglaterra en cuartos.

Scholes

Scholes ante Croacia en 2004

Un esfuerzo que los ingleses no supieron alargar ya que perdieron el siguiente partido ante Portugal, anfitriona que caería ante Grecia en la final, en los penaltis.

Con todos estos factores se nos presenta una película diferente: unas semifinales del Mundial en donde Croacia puede hacer historia ya que si logra llegar a la final lograran su mejor resultado en un Mundial desde Francia de 1998, donde quedó tercera. Por otra parte Inglaterra buscará volver a estar en una final, logro que no consigue desde 1966 cuando ganó su Mundial.

Buen fútbol nos espera en dos selecciones que han realizado un estilo de juego firme durante todo el campeonato. Habrá que ver cuales de las dos se quedan a 90 minutos de la gloria. Francia ya espera a una de las dos para coronarse en Rusia.

Escrito por David Pineros

Twitter - https://twitter.com/DPineros13

Instagram - https://www.instagram.com/davidpineros13

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published