Las 'Eléctricas' del Real Oviedo

El Real Oviedo no fue uno de los clubes fundadores del Campeonato de Primera división en 1929 al perder frente al Real Betis en cuartos de final del torneo de calificación por la décima plaza disponible. Por ello tuvo que empezar su andadura en la categoría de plata del fútbol español y tardó un lustro en instalarse en la élite. Mucha culpa de ello tuvo la mítica delantera llamada ‘Eléctrica’. La primera versión de las tres que disfrutarían los hinchas carbayones durante una década.

El apelativo se lo dio el periodista “Moncho” que escribía las crónicas en La Voz de Asturias. Con este quinteto fueron el conjunto más goleador en la Segunda división y siempre que jugaban en casa los aficionados esperaban que al menos lograsen cinco tantos.

Los integrantes del ataque eran “Casuco”, Gallart, Lángara, Galé e Inciarte. Julio Fernández “Casuco” era un puntero diestro ágil y rápido cuyas internadas desde la banda solían terminar con centros al área, mientras que en el otro extremo jugaba Juan Manuel de Inciarte, también muy veloz pero que tenía como mejor virtud el ingenio que daba a todas sus acciones. En la zona interior encontramos a Ricardo Gallart, un jugador bajito pero combativo, luchador y con talento y a Gonzalo Diez Galé, un joven prodigio con gran olfato de gol que había recalado en el Real Madrid con 17 años pero que regresó a Asturias para continuar sus estudios y posteriormente fichar por el Oviedo. En la punta del ataque estaba uno de los delanteros más brillantes del mundo, Isidro Lángara. Alto, poderoso físicamente, potente, remataba desde cualquier ángulo y posición, e imprimía una enorme potencia a sus disparos. Un goleador excelso al que le daba igual el rival que estuviese enfrente. En su magnífico bagaje profesional figura el haber sido máximo realizador en tres campeonatos diferentes, en España con el Oviedo en tres ocasiones de forma consecutiva (1934, 1935 y 1936), en Argentina con San Lorenzo de Almagro y en México con el España en dos oportunidades (1944 y 1946).

 

 

"Casuco", Gallart, Lángara, Galé e Inciarte en el campo de Buenavista


En  estreno en la Primera división del fútbol español del club asturiano entró en acción la segunda delantera “Eléctrica” y la más famosa y de mayor calidad de todas. Las novedades fueron Eduardo Herrerita y Emilín García, dos mitos del conjunto azul. Herrerita recién fichado del Club Gijón en un fichaje récord en aquellos tiempos pronto empezó a demostrar los motivos por los que le llamaban el “Mago”. Cautivaba a los aficionados con un estilo fino y brillante, añadiendo un gran dominio del cuero, unas cualidades físicas fantásticas y unas jugadas de maestro. A su lado Emilín se hizo dueño de la banda izquierda, rebosando calidad, regate, centros milimétricos y hasta goles olímpicos gracias a la formidable rosca que daba a la pelota.

La puesta de largo de esta mítica delantera no pudo tener mejor escenario ni rival, el estadio de Buenavista y el F.C. Barcelona. Noventa minutos después el Oviedo había apabullado a los culés con una tormenta de fútbol y goles por 7-3. Lángara en su línea fue el más eficaz con un hat-trick, Herrerita hizo un doblete y Gallart marcó otro tanto en lo concerniente a la delantera. 

Por el campo asturiano también se marcharon derrotados y goleados equipos como el Arenas de Getxo o el Valencia que sucumbieron por siete goles o el Español que sufrió al mejor Lángara en 1935, con cinco dianas del ariete y ocho en total del equipo entrenado por Emilio Sampere. En la última temporada en el fútbol español antes del estallido de la Guerra Civil la segunda delantera “Eléctrica” logró su mejor dato realizador y una cifra récord al marcar 63 goles en 22 partidos entre sus cinco integrantes.


"Casuco", Gallart, Lángara, "Herrerita" y "Emilín" en el coliseo ovetense

 

Por último, la tercera delantera “Eléctrica” llegó ya después del terrible conflicto bélico que asoló España. Se mantenía el ala izquierda con Emilín y Herrerita y los nuevos miembros en el frente del ataque fueron Antón Sánchez, “Goyín” Villagrá y Esteban Echevarría. Lángara había emigrado a Argentina, “Casuco” había fallecido y Gallart ya veterano militaba en el Lugo.

Antón era el extremo por la parte derecha y en sus inicios algunos le llamaron el “Otro Lángara”. Rapidísimo y con un regate eléctrico, su chut era tan potente que en alguna ocasión llegó a romper la red de la portería. “Goyín” por su parte fue un interior que siempre estaba discutido pero por muchos fichajes que hiciesen para su puesto al final terminaba jugando él. Batallador y jugador de brega, no estaba exento de técnica y habilidad, siendo su mejor especialidad el remate de cabeza. La posición de ariete era para Echevarria que tuvo la complicada prueba de suplir a Lángara. Efectivo y con un brillante disparo, su trayectoria estaba en alza hasta que fue atropellado por un coche y tuvo que permanecer un largo tiempo inactivo. Con lucha y tesón volvió a jugar aunque sin igualar la eficacia goleadora de tiempo atrás.

Los cinco miembros tuvieron un debut demoledor en Nervión en noviembre de 1942. Excepto Emilín los otros cuatro atacantes marcaron y se llevaron la victoria de Sevilla por 0-5 en el marcador ante la que nada pudo hacer el gran arquero Busto. Un año más tarde en Buenavista los aficionados ovetenses presenciaron otras goleadas para el recuerdo. En apenas un mes pasaron por allí el Español y el Sabadell que recibieron seis y nueve tantos respectivamente. El ariete Echevarría vivía un gran momento y le hizo un póker a los pericos, mientras que a los arlequinados le marcó cuatro, acompañado por un hat-trick de Antón y un doblete de Herrerita. 

La última gran tarde memorable de la tercera “Eléctrica” en el fútbol español llegó en 1947. Con Echevarría milagrosamente recuperado de su lesión avasallaron al Real Madrid en un partido que aún hoy en día recuerdan los socios e hinchas más veteranos ovetenses. Los blancos con una de las defensas más rocosas del país formada por Corona y Clemente se vieron impotentes ante el talento y el acierto local. Echevarría consiguió el segundo repóker de su vida y Herrerita sobresalió con otros dos goles de preciosa factura para firmar un resultado mágico de 7-1.


"Antón", "Goyín", Echevarría, "Herrerita" y "Emilín"

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published